Las noches

Las noches saben a mujer
Cuerpos que se buscan
Miradas que tratan de alcanzarse
Aromas prohibidos
La complicidad del recuerdo

Las noches, hablan solas
Deseos innombrables
La lujuria de los cuerpos
Una mano sobre otra
Una sonrisa, un beso

Las noches tus noches
Comienzan en tu ombligo
Saben de lágrimas y de sonrisas
Asoman las esperas interminables
La libertad colándose por los dedos

Las noches son de incongruencias
De amores q comienzan y se acaban
Una cama, un altar, una pregunta
Cientos en busca de un mismo abrazo
Cuerpos sudorosos que se comparten

Las noches juegan con el viento
Dos que se buscan sin verse
Yo te quiero como tú a mí a oscuras
No hay porqués, a nadie importan
Las manos te reinventan lentamente

Las noches, pueden todo
Pasión, tristeza, arrepentimiento
Se sienten pero no se alcanzan
Hay sudor desparramado
La piel gritando sin respuestas

Esta entrada fue publicada en De todo, Literatura, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s